Aníbal Troilo

La última curda