Bio

Manos de Topo son un grupo sin igual, por su formación, por su sonido, su concepto, sus letras, sus canciones y su desvergüenza. Pocas veces ocurre que un grupo conecte tan rápido con un público creciente que llena sus conciertos a base de escuchas en MySpace y el boca-oreja, conciertos que se convierten en recitales tragicomédicos donde la brillantez compositiva se da la mano con un bizarrismo
escénico y una lírica concisa: el desamor por norma.

Porque en Manos de Topo juegan un papel tan fundamental los textos como la actitud. Como en aquella escena de Doctor en Alaska donde Joel Fleischmann sale del personaje y del guión para detener un duelo a muerte afirmando que, en realidad, tan sólo se trata de una serie, Manos de Topo gustan de regocijarse en el mal de amores y en la desdicha, pero siempre con la puerta entreabierta a la ironía. Sin embargo, no dejan de decir verdades como puños, piensen si no en el estribillo de Es feo, en Morir de Celos, o en frases lapidarias como “follar provoca cariño” o “llevas demasiado carmín para ser solo amigos”.

Hay que destacar la puesta en escena del grupo y su formación, con ese cantante sentado ante su atril con su guitarra y sus comentarios, encandilando a las chicas que le miran como a un Woody Allen del pop. Y el resto de la formación serios, elegantes y dispuestos, como una banda fúnebre que tocan por la muerte del amor.

Todo el universo de Manos de Topo no sería lo mismo sin esas canciones, esos estribillos, esas piezas que los convierten, al fin y al cabo, en una propuesta que, de ahora en adelante, nos va a deparar muchas, muchísimas alegrías (y penas).

Ortopedias Bonitas ha sido grabado en La Audiocueva por Jens Neumaier (12Twelve) y Mike Alemany, y ha contado con la colaboración de músicos de un gran número de grupos (Coconot, Nisei, ZA, Beef, Las Dolores…). La portada y diseño van a cargo de Albert Aromir, y está listo para salir a la calle de la mano de La Colazione.

Piezas como Brumel, La estatua de la libertad, Balas en Dallas y, sobre todo, El cartero, están compuestas para permanecer en el imaginario de más de una generación.

Barcelona se les quedará pequeña dentro de poco. Al tiempo.

www.manosdetopo.com

x
x