Bio

Mecánica Popular ha impuesto un sonido peculiar en el panorama de cantautoría joven chilena, mezclando rock, raíz folclórica y poesía. El cuarteto que hasta 2003 estuvo integrado por Manuel García, Mario Villalobos, Diego Álvarez y Marco Chávez (quien fue reemplazado por el baterista Ronnie Gutiérrez) definió un tipo de canción profundamente melódica y afincada en valores letrísticos propios de géneros como la trova, idea que sustentan además sus voces lánguidas y agudas.

Desde el Norte
La banda comenzó su trabajo en 1998, cuando Manuel García y Mario Villalobos decidieron emigrar de Coré, un grupo nortino de raíz folklórica inspirado en la Nueva Canción Chilena que contó con el respaldo de Inti-Illimani para su entrada a los escenarios capitalinos. Tras su paso por Coré, Villalobos y García se mantuvieron unidos como dúo creativo, pero encontraron en el rock y la compañía de Álvarez y Chávez el complemento justo para iniciar un nuevo proceso creativo, registrado bajo un nuevo nombre y fecha: Mecánica Popular, en enero de 1999.

Lo que García y Villalobos traían en la maleta con la que llegaron desde Arica a Santiago, era un fuerte vínculo con la música popular latinoamericana, especialmente con la Nueva Canción Chilena. En el último tiempo el espectro de influencias ha ido más atrás en el tiempo, incluso medio siglo atrás; y también más adelante, considerando la evidente impronta Beatle de su música y la marca de bandas contemporáneas, como Radiohead, cuyo tono melancólico es palpable en el último disco del grupo, Fata Morgana.

Pese a la corta data desde su fundación, Mecánica Popular ha hecho del registro una de sus prioridades, y todos sus álbumes están hechos bajo la estética y la ética del concepto unitario de disco, más que como una suma de singles y hits. Incluso si así fuera, Mecánica Popular no ha concedido mucho desde la perspectiva de hacer canciones que “peguen”, pero tampoco renuncia a una clara vocación pop.

Novedosa difusión
La alquimia conceptual del grupo llegó a su máxima expresión en el año 2000 en La Casa de Asterión, un disco pensado como la banda sonora del primer “reality” virtual chileno. Bautizado como vivoonline.cl, el proyecto consistió en seguir la vida de un estudiante universitario que se encerró durante casi tres meses en una casa con el propósito de relacionarse con el mundo sólo a través de internet.

A una propuesta tan decidida y eventualmente poco comercial, la respuesta del público ha sido lenta. Mecánica Popular ha tenido una modesta participación en el mercado del disco, pero con su último trabajo algunos tabúes de la industria cayeron frente a la potencia de sus canciones.

El lanzamiento de Fata Morgana tuvo un fuerte respaldo de los medios de comunicación escritos, pero también el de algunas radios que finalmente han hecho circular su música de manera más masiva, factor que ha conseguido ampliar el número de seguidores de la banda, caracterizados por su lealtad. En esta nueva etapa el grupo reconoció estar más en la línea de la música pop tradicional, por lo que no es extraño que al menos dos singles hayan encontrado buena acogida en las radios: “La flor del viejo hotel” y “El sol a veces se equivoca”. Además, la canción “La pena vuela” fue elegida por Unicef para musicalizar la campaña publicitaria que celebra sus 50 años.

Las cosas no se han dado fáciles, sin embargo, y el grupo perdió en 2004 a su fundador Mario Villalobos, bajista y además vocalista en algunos temas, fundamentalmente por razones profesionales. El ingreso de Christián Bravo en el bajo mantiene a Mecánica Popular con un permanente ritmo de trabajo, alternado por algunas presentaciones solistas del líder, Manuel García, quien debutó discográficamente en el año 2005.

—Gabriela Bade - musicapopular.cl

2

Mecánica Popular es un dueto español de género electrónico e industrial, en la línea de Aviador Dro. La banda estuvo formada por Luis Delgado y Eugenio Muñoz, que Tenía otro proyecto paralelo del mismo estilo Randomize. El nombre surgió de ina revista divulgativa norteamericana sobre inventos aplicativos a la sociedad. Luís es un multiinstrumentista muy dado a experimentar nuevos cauces musicales. Posee un museo en la localidad vallisoletana de Urueña, donde ha reunido ultitid de instrumentos de todo el mundo. Ese bagaje le capacita para estar en la vanguardia musical.
Sus discos fueron editados por el sello Discos Radioactivos Organizados (DRO) a mediados de los 80. Con solamente dos discos , y además, poco promocionados, el dúo se ganó el buen hacer de la crítica de música vanguardista.
El primero de los discos, "Qué sucede con el tiempo" , se editó en 1983-4, pero se comenzó a grabar en el estudio en 1979. Carecía por completo de la tecnología "sampler": todo estaba hecho a base de cintas, utilizando cortes y empalmes, trabajo muy laborioso que quitaba tiempo a otros proyectos por separado. La música es como si todos los sonidos estuvieran perfectamente ensamblados, pulidos, cristalinos. Música tan entrañable como los antiguos juguetes de cuerda cuando danzaban todos juntos.
El siguiente trabajo "Baku 1922" tiene el nombre de la capital Adzerbaidjan, donde en 1922 se celabró un gigantesco concierto en el que participó casi toda la población: sonaron las sirenas de las fábricas, las campanas, los barcos del puerto…Se publicó tres años después del primero y ya se realizó de forma totalmente digitalizada. Aunque tiene un sonido muy parecido al anterior, todo suena más metálico y preciso. Se repiten un par de temas -"La edad del Bronce" y "Daguerrotipo"-aunque con una claridad en el sonido y una perfección inquietante. Secuenciadores, máquinas, percusión, todo ensamblado a la perfección.
Desgraciadamente, cada uno ha seguido por su camino y en el caso de Luís ha sido de lo más prolífico.

x
x