Algunos Hombres Buenos

Algunos Hombres Buenos

Bio

ALGUNOS HOMBRES BUENOS HAN CAMBIADO DE NOMBRE Y SE ENCUENTRAN GRABANDO LO QUE SERÁ SU PRIMER DISCO CON SU NUEVO NOMBRE: DÍAS EXTRAÑOS

Entre las playas de Cantabria y el asfalto de Madrid cuatro amigos deciden subirse a un escenario e ir al asalto de una nueva aventura: Grabar un disco.Sus primeros recuerdos son de un patio de colegio en Santander, de dibujos en papel de bandas de Rock, de clases de solfeo y de conciertos en pequeños garitos de la costa.
Deciden ser cuatro (Carlos, Agus, Mario y Natxo), siguiendo los pasos de legendarias bandas como los Beatles; aunque sus influencias musicales están más marcadas por grupos de Rock como The Doors o Led Zepellin.
Carlos García (Vocalista) siempre fue un loco de la música. A los 9 años ya estudiaba piano y solfeo en el conservatorio, pero sería en la adolescencia cuando de sus primeros conciertos en Santander. La interpretación, su otra gran pasión, le hará conocer a Agus Ruiz (Bajo) en la escuela de Santander y fraguar una gran amistad que será clave en la formación del grupo.
Su carrera como actor le lleva a Madrid donde trabaja para spots publicitarios y consigue papeles en series de televisión como Un paso adelante, Los Serrano, Cuéntame, El Comisario, Hospital Central o Paco y Veva. A pesar de ello, no olvida su vocación, y forma un grupo punk (DGNR) con su amigo y compañero de piso Mario Inocencio (Guitarra).
La historia de Agus Ruiz (Bajo) es paralela a la de Carlos. Su vida transcurre entre discos y conciertos. Conoce a Natxo Segura (Batería) en el colegio y forman su primera banda (Pelillos a la mar)… Más tarde, él también se decide por la interpretación, y esta le llevará a Londres, donde hará sus incursiones en teatro, cine y televisión.
De vuelta a España y empapado con el estilo británico, elige Madrid como destino. Vuelve a coincidir con Carlos y Mario, y posteriormente con Natxo, un aditivo explosivo, para dar comienzo a un nuevo proyecto: Forman “Días Extraños”..
Esta unión, les aporta la experiencia necesaria para seguir adelante. Incluso consiguen tocar en La Riviera con El Canto del Loco, lo que les da las alas suficientes para continuar. Envían sus cuidadas maquetas a las discográficas y por fin consiguen dar el gran salto: Se convierten en Algunos Hombres Buenos.
El resultado no es otro que la consecución de su gran objetivo. Su puesta de largo. Un disco con canciones sobre el día a día, con letras atrevidas, acompañadas por envidiables guitarras. Los que lo han escuchado, dicen que ya no hay grupos así, que ya solo quedan algunos… Algunos hombres buenos….

x
x